top of page

El rol de las normas ISO frente al cambio climático


En marzo 2024, importantes enmiendas han sido introducidas a las normas internacionales de gestión, marcando un hito significativo en el panorama empresarial mundial. Te contamos el rol de las normas ISO frente al cambio climático.


Las modificaciones afectan a tres pilares fundamentales: calidad, medio ambiente y seguridad y salud en el trabajo, representados por las normas ISO 9001, ISO 14001 e ISO 45001 respectivamente.

Estas enmiendas, específicamente dirigidas a los requisitos relacionados con el contexto de la organización y las partes interesadas, tienen un propósito claro: abordar el desafío global del cambio climático.


Este cambio de paradigma exige que las organizaciones incorporen el cambio climático como una cuestión central en su análisis de riesgos y oportunidades, transformando radicalmente la forma en que se gestionan y se adaptan a este nuevo contexto.





¿Qué modificaciones se introducen?

En particular, las enmiendas modifican los requisitos normativos correspondientes a:

  • 4.1 referente al contexto de la organización

  • 4.2 correspondiente a las partes interesadas y sus necesidades y expectativas.


Hasta este entonces, las organizaciones que tienen certificadas estas normas de gestión, realizan a través de algún mecanismo interno la identificación de cuestiones de contexto interno y externo y partes interesadas a lo largo de toda la cadena de valor, que puedan afectar los resultados del sistema de gestión.

Esta identificación permite, posteriormente, ponderar riesgos y oportunidades para el sistema de gestión y definir un plan de acción para su abordaje.


A través de las enmiendas, se integró como requisito la consideración del cambio climático como una cuestión relevante del contexto de la organización, así como un aspecto de las necesidades y expectativas de las partes interesadas. Esto puede implicar que se empiece a identificar en este análisis de contexto y partes interesadas a clientes, directorio o una autoridad competente cuyo requerimiento es la realización de un cálculo de huella de carbono. O por ejemplo, identificar que la organización tiene un objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 50% para el año 2030.


En tal sentido, el cambio climático se debe empezar a integrar en el análisis de riesgos y oportunidades del negocio lo cual puede impactar en la necesidad de diseñar un plan de acción para la medición, la reducción y mitigación del cambio climático.


Conclusiones

En conclusión, las enmiendas introducidas en 2024 a las normas ISO 9001, ISO 14001 e ISO 45001 representan un paso adelante hacia la sostenibilidad y la responsabilidad empresarial. Al integrar el cambio climático como un elemento esencial del contexto organizacional y las expectativas de las partes interesadas, estas normas están alineando a las empresas con los objetivos globales de mitigación y adaptación al cambio climático.

Esta evolución no solo impulsa la resiliencia empresarial, sino que también contribuye de manera significativa a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).


Es momento de que nos sumemos este desafío y colaboremos construyendo un futuro sostenible para las generaciones futuras.


Si necesitas ayuda para dar respuesta a estos cambios, no dudes en contactarnos:




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page